Close

Mercado Celular

La tecnología de acceso a paquetes a alta velocidad (HSPA) de 3G ha transformado la radio celular. En la actualidad, la velocidad de datos potencialmente alcanzable por usuario HSDPA (acceso a paquetes a alta velocidad en el enlace descendente) es equivalente al ancho de banda requerido para 1,000 abonados de GSM 2G. Y eso es sólo el comienzo. Los estándares de próxima generación, como LTE (evolución a largo plazo), prometen velocidades de conectividad de 100 Mbps por instalación celular. No obstante, no se ha producido una transformación similar en la red de transporte. El transporte celular representa actualmente casi un tercio de los gastos operativos móviles totales. Considerando el enorme impacto del transporte sobre los gastos operativos y de capital, las operadoras de servicios móviles deben revisar cuidadosamente su estrategia e infraestructura de transporte BSS/RAN antes de soportar paquetes de velocidad de datos ilimitados para servicios iPhone 3G o desarrollar nuevas aplicaciones, como TV móvil. Esto se debe a que el ingreso promedio por usuario (ARPU) se mantendría en los valores actuales, incluso para los nuevos servicios de datos, y la competencia de las ofertas de líneas fijas impediría los aumentos de precio. Si las operadoras de servicios móviles desean alcanzar sus objetivos de rentabilidad, deberán mejorar la eficiencia de sus redes mediante la reducción del costo por Mbps de ancho de banda de transporte – separando el gasto operativo de la solución de transporte del ancho de banda de tráfico.

En la actualidad, la mayoría de las redes celulares utilizan servicios de transmisión ATM o SDH/SONET con líneas de acceso E1/T1 implementadas masivamente. Esta solución de transporte de servicios móviles no es lo suficientemente flexible para suministrar eficazmente tráfico en ráfagas/ estadístico.